top of page

Cosas que puedes hacer para que las ensaladas sean más tentadoras


Admitámoslo: las ensaladas no siempre son la comida más llamativa del menú. Sin embargo, hay muchas formas de mejorarlas. En este artículo, te compartiremos las cosas que puedes hacer para que las ensaladas sean más tentadoras y deliciosas en todos los sentidos posibles.

6 cosas que puedes hacer para que las ensaladas sean más tentadoras y deliciosas

Las ensaladas sí o sí deben formar parte de nuestra alimentación diaria. A veces pueden resultar un poco... aburridas por no saber cómo combinarlas o cómo hacer que su sabor sea más gratificante al paladar.


Para que tus ensaladas pasen de ser un alimento poco llamativo a un platillo más que saludable, te compartiremos algunas cosas que puedes hacer para que las ensaladas sean más tentadoras:

Añade muchos colores

Lo mejor de las ensaladas es que puedes hacer con ellas un festival de colores y texturas añadiendo distintos vegetales. Prueba utilizando distintos tipos de lechugas, añadiendo zanahorias, maíz en granos, remolachas, tomates, champiñones, pimientos rojos. No tienes porque hacerlas con un solo ingrediente.

Quizá nunca hayas probado la rúcula o el berro, te los recomendamos.

Prepara distintos aderezos

Un buen aliño puede hacer que una ensalada aceptable se convierta en algo increíble.

Procura que no sea demasiado espeso y tampoco tan líquido.

Tus aderezos pueden ser a base de yogurt, mayonesa o aceite de oliva. También puedes preparar una vinagreta balsámica o incluso un aliño casero hecho con zumo de limón y ajo en polvo (sólo tienes que añadir un poco de sal, pimienta y aceite de oliva).

El sabor de cada ingrediente debe percibirse claramente, pero no de forma abrumadora: ¡no querrás que tu boca se sature con un sabor en particular cuando comas tu ensalada!

Añade frutas a tu ensalada

La fruta es una forma estupenda de añadir sabor, textura y vitaminas a las ensaladas. Puede añadirse de muchas formas distintas: como aderezo; en rodajas, en dados o picada (o incluso en puré).

Te recomendamos la piña, el mango, los arándanos, las manzanas verdes y las fresas.

Utiliza frutos secos o semillas

Los frutos secos y las semillas son una gran fuente de proteínas, grasas saludables y fibra. También pueden utilizarse para preparar aliños cremosos ricos en sabor pero bajos en calorías.

Para las ensaladas crujientes que necesitan algo más para añadir textura, prueba a espolvorear frutos secos o semillas por encima antes de servirlas.

También puedes añadir arándanos secos a la ensalada en lugar de pasas, o incluso nueces picadas en lugar de almendras.

Prueba diferentes tipos de queso

También puedes probar distintos tipos de queso. Por ejemplo, en lugar de usar mozzarella y queso feta, prueba con queso gouda o queso azul.

Agrega proteínas

Esto te ayudará a saciarte durante más tiempo y te dará la energía que necesitas después de un largo día de trabajo.


Un poco de pollo picado, huevos o tofu puede hacer que tu ensalada sea más tentadora y que todos quieran comerla.


La pechuga de pollo es bastante habitual, pero si te sientes aventurero prueba a añadir pescado como el salmón o el atún.


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page